Gonzalo Galdós: Planes en educación: entre el populismo y el pragmatismo

Presidente de OLC y VP de Futura Schools

Los planes de los candidatos para el sector educativo No son ajenas a la polarización ideológica de estas elecciones, abarcan un amplio espectro de iniciativas que, por un lado, es reconfortante, porque por primera vez tienen cierto nivel de detalle y, por otro, decepcionantes, porque el nivel de conocimiento de los autores no es el adecuado, sin embargo rescatamos el interés por algunos aspectos críticos. En este sentido, la comunidad educativa del IPAE está elaborando un análisis comparativo que será un aporte significativo para el nuevo gobierno, si se le prestara atención. A continuación les comparto mis reflexiones sobre lo malo, lo feo y lo bueno de las propuestas:

EL MALO: No se menciona el problema más grave a enfrentar, el de los 6,5 millones de escolares estatales, víctimas de un sistema endémico de baja calidad y la incompetencia de los gobiernos recientes para brindar educación a distancia con la mínima suficiencia. Tampoco se menciona el Proyecto Educativo Nacional del Consejo Nacional de Educación, que correctamente propone dar autonomía a las escuelas públicas y sus directores y no crear más burocracia como en la propuesta de un Instituto de Educación Digital o una entidad para la educación de los jóvenes. o convertir al Minedu en un ministerio extendido a la formación profesional para el trabajo, superponiendo funciones con el MTPE. También se propone una reforma educativa necesaria, pero sin meritocracia. Las propuestas para incrementar la regulación y supervisión de las escuelas privadas protegidas y ni una sola mención del indispensable control de calidad en las escuelas públicas merecen una mención lamentable.

EL FEO: El desconocimiento de algunos candidatos sobre lo que proponen reformar, propuestas populistas de aumentar el presupuesto al 10% del PIB, sin precisar cómo se financia y sin considerar que el problema no es de recursos sino de gestión (basta con mencionan que el nivel de ejecución presupuestaria fue del 69% en 2019, colegios sin terminar o inutilizables y adquisición de tablets). Se destacan negativamente las propuestas populistas de “eliminar el lucro en la educación”, entendida como la suspensión de licencias a instituciones privadas, tanto asociativas como corporativas, a pesar de que la regla de transparencia reveló que sus márgenes son magros y sin considerar que, debido a la pandemia , la economía de las escuelas pequeñas es insostenible. Por otro lado, también se propone eliminar los incentivos fiscales a la reinversión en universidades privadas, sin saber que ya fueron descontinuados en 2017.

Otras propuestas, sin mucho aporte y que muestran desconocimiento, son la de un diseño de escuelas públicas tipo por zona geográfica, algo que ya se ha hecho y que, sin embargo, no corrige los costos sospechosos, significativamente superiores, a los de las escuelas. . privado con capacidad equivalente. Otras propuestas intrascendentes son la actualización del plan de estudios para incorporar habilidades blandas en la formación de estudiantes y docentes, que ya han sido aprobadas en la normativa, pero que fallan en la ejecución.

EL BUENO: En la mayoría de las propuestas se priorizan dos aspectos críticos. El primero en conectividad estudiantil. Dadas las características de nuestra realidad geográfica, la solución técnica pasa por una red satelital. Otras alternativas llevarían muchos años y millones de niños se verían afectados por brechas de calidad. El segundo aspecto es que la educación a distancia no solo debe ser un sustituto de la educación presencial en tiempos de pandemia, sino una modalidad paralela y complementaria para cerrar brechas de cobertura, con acceso a buenos docentes y apoyo. También son destacables las propuestas de que Aprendo en Casa 2.0 sea la plataforma operativa de un verdadero sistema de gestión del aprendizaje (LMS) – y no la sombra que es hoy – acompañada de equipos, recursos y formación de habilidades digitales para toda la familia. También destaca la propuesta de fortalecer Cuna Más, a través de una jornada completa de atención integral a los niños mayores de 3 años, garantizando una alimentación sana y una verdadera nutrición. También es valiosa la propuesta para promover que el IIEE configure una red de Escuelas para Padres, para involucrarlos de manera pertinente en el acompañamiento de la educación de sus hijos. También es interesante la propuesta de fortalecer el Fondo Nacional de Educación Peruana (Fondep), para incentivar el reconocimiento y difusión de buenas prácticas e innovación educativa y la creación de un Serume docente, que incluye becas de maestría para docentes que laboran en áreas rurales.

En cuanto a la educación superior, destacan las propuestas para incrementar las vacantes en universidades e institutos públicos; el énfasis en la educación superior tecnológica y técnico-productiva; la transformación efectiva de los institutos de educación superior pedagógica en escuelas especializadas; y la propuesta de impulsar los CEI para mejorar la gestión escolar y facilitar la movilidad de los estudiantes en los diferentes niveles educativos y su desarrollo integral. Mucho más difícil, pero necesario, es contratar a los mejores formadores de docentes que se puedan contratar.

No podían faltar las propuestas de políticas y medidas para financiar estudios para jóvenes, o el licenciamiento de institutos y escuelas superiores no vinculadas a la Minedu, para no convertirse en juez y parte; y el establecimiento de un sistema de mejora continua con acreditaciones a cargo de entidades autónomas, aclarando el papel de la Sineace.

En definitiva, la educación peruana está en cuidados intensivos y los candidatos no quieren comprometerse con reformas cuyos resultados, muy probablemente, no se verían durante su mandato y, como en el caso de las vacunas, no aceptan la posibilidad de que el privado sector podría brindarles una ayuda indispensable.