Día de la Raza 12 de octubre


En un día como hoy, hace 519 años, uno de los 70 marineros desesperados que se habían embarcado en un extravagante e inseguro viaje por mar, vio lo que sería el continente y con él habría una larga era de encuentros (y desacuerdos) entre dos civilizaciones, dos mundos, dos realidades. El nombre del marinero era Rodrigo de Triana, correspondía al 12 de octubre de 1492 y era el final de un viaje que superó los dos meses. El Capitán de esta extraña expedición, Cristóbal Colón.

EL ENCUENTRO DE CULTURAS MÚLTIPLES (DÍA DE LA CARRERA)

El 12 de octubre de 1492, mal llamado Día de la Raza, Cristóbal Colón descubrió el continente americano tocando la isla de Guanahaní, a la que el almirante llamó San Salvador. Ya Juan Rodríguez Bermejo (Rodrigo de Triana no existía), a las 2 de la madrugada había gritado “¡Tierra!”, Reservándose la gloria de este anuncio, tan esperado por todos, ya que muchos de los 120 marineros que eran los tres carabelas, La Pinta, La Niña y Santa María, se habían amotinado, pensando que Colón los estaba conduciendo a una muerte segura.

Lo que sucedió el 12 de octubre de 1492 fue un descubrimiento y un encuentro. Antes de la llegada de Cristóbal Colón, ningún blanco había visto a un indio, ni viceversa, si se rechaza la tesis de que otros navegantes podrían haber llegado a América. En cualquier caso, fue un descubrimiento mutuo. Y al mismo tiempo un encuentro de múltiples culturas representadas por la española y la indígena

La hazaña de Cristóbal Colón no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Con el descubrimiento del Nuevo Mundo se trajo a España un continente de riquezas de todo tipo y la gloria de modificar los conocimientos geográficos existentes para la época.

EL VIAJE DEL ENCUENTRO DE MÚLTIPLES CULTURAS

La expedición se organizó con tres carabelas, la Santa María, la Pinta y la Niña, y más de 120 tripulantes, en su mayoría reclutados en el Puerto de Palos entre delincuentes comunes y condenados a trabajos forzados. Los reyes habían entregado los dos primeros barcos aparejados; y el tercero fue amañado por Colón con la ayuda económica de Martín Alonso y Vicente Yánez Pinzón, expertos marinos y armadores de Puerto de Palos.

La flotilla se dirigió a Canarias, donde una avería en La Pinta retrasó el viaje hasta el 6 de septiembre. Desde la isla de La Gomera, en el archipiélago canario, las carabelas zarpan de nuevo con rumbo oeste. El viaje duró treinta y tres días. En la madrugada del 12 de octubre de 1492, Juan Rodríguez Bermejo avistó tierra. Habían llegado a una de las islas del archipiélago de las Bahamas llamadas por los indígenas Guanahaní y que Colón le dio el nombre de San Salvador. Al amanecer, desembarcó Colón, acompañado de Martín Alonso y Vicente Yánez Pinzón, capitanes de La Pinta y La Niña, y tomó posesión de las tierras descubiertas en nombre de la Corona de Castilla.

Después de explorar el archipiélago de las Bahamas, Colón se dirigió al sur y descubrió las islas de Cuba y Haití, a las que dio el nombre de Hispaniola. La Santa María naufragó en esta isla, por lo que fue necesario construir un establecimiento llamado Fuerte de la Navidad, donde permanecieron 39 españoles mientras Colón emprendía con los otros dos barcos el regreso a España, a donde llegó a través del Puerto de Palos. el 15 de marzo de 1493.

Colón regresó a España con la noticia de haber descubierto tierra en el océano. Trajo oro, muestras de plantas y animales desconocidos en Europa, y varios indígenas capturados en las islas descubiertas. Creyó haber llegado a Las Indias y ese fue el nombre que le dio a las nuevas tierras y el de los indios a sus habitantes. Ambos nombres fueron utilizados oficialmente por el gobierno español hasta el final del período colonial.