BIOGRAFÍA DE MARIANO MELGAR


(1790-1815) Nació como Mariano Lorenzo Melgar Valdivieso en la ciudad de Arequipa, el 10 de agosto de 1790.

Realizó sus primeros estudios en el convento de San Francisco. A los 17 años fue al seminario de San Jerónimo.

Mariano Melgar fue un notable poeta peruano del siglo XIX, aun por la enorme influencia que ejerció su obra, es considerado el iniciador de la literatura peruana contemporánea y especialmente del romanticismo peruano.

Melgar es especialmente reconocido por ser uno de los iniciadores de Yaraví, una composición musical ligada al romance, dominada por el sentimentalismo e inspirada en el Harawi de los Incas.

Todavía muy joven, dirigió la cátedra de latín y retórica, mientras continuaba la carrera del sacerdocio. Su primer amor, Manuelita Paredes, significó también su primera gran decepción.

Estudió filosofía y teología e incluso estuvo a punto de consagrarse a Dios si no fuera por el hecho de que se enamoró locamente de María Santos Corrales, quien incluso aparece como musa en varios de sus poemas.

Melgar también se desempeñó como docente de diversas materias como latín, matemáticas, entre otras.

Melgar, involucrado en esta corriente, se enardeció por los ideales de libertad y escribió sus odas A la Libertad y Al Conde de Vista Florida (Baquijano y Carrillo). Pronto terminó sus estudios y regresó a su tierra natal. Silvia ya no era la misma: era desdeñosa, irreconocible.

Con el corazón roto, se retiró al Valle de Majes para curar sus heridas.

Allí, en contacto con los campesinos, escribió sus yaravíes quejumbrosos, con los que la lírica peruana inicia un nuevo rumbo, con raíces en la tradición indígena.

Cuando ocurrió la revolución Pumacahua, Melgar se enlistó entre los voluntarios de Chuquibamba que iban a sumarse a las filas patriotas.

Nombrado auditor de guerra, combatió en Huamachiri (en la actual provincia de Melgar, Puno). Tomado prisionero, fue puesto en armas al día siguiente, 12 de marzo de 1815.

Mariano Melgar murió a los 24 años.

Aproximadamente siete décadas después de su muerte, la obra de Melgar se recopila y publica como Poesías de Don Mariano Melgar.

OBRAS DE TEATRO:

– Traducciones de la Biblia, Virgilio y Ovidio.

– 3 epístolas: Exm. La carta a Silvia.

– 6 Sonetos: Exm. A Silvia, a la Mujer.

– 7 Elegías

– 10 Odas

– 14 fábulas.

– 71 Yaravíes: Exm. Vuelve que ya no puedo.

– 67 poemas diferentes.

MARIANO MELGAR y la literatura de emancipación

Mariano Melgar recoge la emoción indígena pero la cubre de nuevas formas debido a su formación humanística, porque no es indio sino criollo americano; resuena en él el acento popular. Mariano Melgar es asimilador y culminación de todo un proceso que dará forma definitiva al yaraví. Su poesía está ligada a una tradición y comienza otra, la del mestizo yaraví, en la que confluyen formas aprendidas de la lírica popular y la lírica culta.

Importancia:

– Es el punto de partida de una literatura genuinamente nacional.

– Iniciador de un romanticismo espontáneo, desprendido de influencias extranjeras.

– Le dio calidad literaria al mestizo yaraví.

SONNETOS

A SILVIA

Bueno, que todo el mundo sea conjurado

Contra mi dulce amor y mi ternura,

Y el odio infame y la tiranía dura

Armándose con todo su rigor contra mí;

Bueno, puede acelerar el tiempo principal

En la gracia y la belleza de su belleza,

Para que como si fuera una llama impura

Que se acabe el fuego del amor en mí;

Bueno, puede que finalmente la suerte vacile,

Que sube, baja, exalta y pisotea,

Levántame o desciende en un instante;

Que el mundo, el tiempo y yo varíen estrella,

Cada vez más fino y más constante;

Les diré “Silvia es mía y yo soy de ella”.

LA MUJER

La mujer no nació para cariño,

Por elusivo, por falso y por cambiante;

Y porque es hermoso, débil, miserable;

Ella no nació para ser odiada.

Ella no nació para ser subyugada

Porque tiene un carácter indomable;

Y porque la prudencia en ella nunca es posible,

no nació para ser obedecido.

Porque es flaca, no puede estar soltera,

Porque es infiel, no puede casarse,

Debido a que es cambiante, no es fácil que desee bien.

Si no lo es, amar o ser amado,

Soltero o casado, sujeto o primero,

La mujer no nació para nada.

YARAVÍES

I

Todo mi cariño pongo en un ingrato;

Y ella voluble vino a olvidarme.

Si es así, si es así

Afecto sincero,

Amor, amor no quiero

Ya no quiero amar.

Juro ser de ella y ella mía:

Yo obedecí y ella no recordó más.

Mayor, mayor falso

Nunca encuentres esperanza

Amor, amor no quiero

Ya no quiero amar.

Mi gloria fue una vez su firmeza;

Y hoy me duele su vil inconstancia.

Fuera, fuera de la base

Que mi dedicación dure,

Amor, amor no quiero

Ya no quiero amar.

IV

Vuelve, ya no puedo

Viviendo sin tu amor:

Mi palomita vuelve

Vuelve a tu dulce nido.

Mira que hay cazadores

Que con maldad

Te pondrán en sus redes

Mortales sexys;

Y cuando te hagan prisionera

Te darán un martirio cruel:

Para que no te caigas

Tanto peligro huye.

Vuelve mi palomita

Vuelve a tu dulce nido.

Nadie tiene que amarte

Como yo te he amado.

Te estás engañando a ti mismo si finges

Encuentra el amor más fino.

Habrá otros nidos de oro

Pero derramaste mi pecho

Sus primeros gemidos

vuelve mi palomita,

Vuelve a tu dulce nido.

Tu sabes bien que yo siempre

En tu amor incrustado

Nunca toqué tus plumas

Tampoco es tu divina aurora;

Si otro puede tocarlos

Y disipa su brillo,

Guarda tu mejor prenda,

Ven a un asilo seguro.

Mi palomita vuelve

Vuelve a tu dulce nido.

¿Por qué, dime, te vas?

Por qué con odio impío

dejas un dueño cariñoso

buscar acantilados?

Así que abandona lo que quieres

tu asiento tan viejo?

Entonces así es como tiene que quedarse

el corazon herido?

Mi palomita vuelve

Vuelve a tu dulce nido.

No creas que he entrado

Aquí hay otro pájaro:

No mi palomita

Nadie toca este lugar

El tuyo es todo mi pecho

La suya es esta agencia;

Y por ti solo lloro

Con suspiros amorosos

Mi palomita vuelve

Vuelve a tu dulce nido.

Solo reconozco

Tus hermosos colores

Solo sabré darles

Tu merecido precio

Solo merezco de esta manera

Disfruta tu cariño;

Y tu solo puedes en mi

Disfrute de días tranquilos.

Mi palomita vuelve

Vuelve a tu dulce nido.

Así que no seas un tirano:

Recompensame:

Ya llorando cansado

Tengo tu capricho,

No vuelvas mas

Tus giros tortuosos

Tus alas doradas

Vuelve a mí, ya expiro.

Vuelve, ya no puedo

Vivir sin tu amor

Vuelve sin tu amor

Vuelve mi palomita
Vuelve a tu dulce nido.