Abraham Valdelomar BIOGRAFÍA


Pedro Abraham Valdelomar Pinto. Narrador, poeta, periodista, ensayista y dramaturgo peruano. Está catalogado como uno de los principales narradores del Perú, junto a Julio Ramón Ribeyro. Muchos de sus relatos fueron publicados en revistas y periódicos de la época, destacando dos libros: El caballero Carmelo (Lima – 1918) y Los Niños del Sol (Lima póstuma – 1921). En la primera se utiliza un vocabulario conservador y una retórica muy a la manera de las novelas caballerescas para contar la melancólica historia de un gallo de pelea. Por su parte, en Los Hijos del Sol, el propósito se inspira en el pasado de la historia del Perú, evocando la época de los Incas.

Estudió en la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos (UNMSM). Sin embargo, decidió dejar de lado sus clases para trabajar como caricaturista para revistas como Aplausos y Silbatos, Monos y Monadas, Fray KBzón, Actualidades, Cine y Gil Blas. Posteriormente, continuó desarrollando su talento literario en periódicos y revistas. En la parte poética, con inclinación modernista, publicó textos para la revista Contemporáneos (1909); apareciendo sus historias en 1910 en Varieties and Spas.

Ese mismo año reanudó sus estudios en la Facultad de Letras de la UNMSM; y luego fue reclutado en la milicia en tiempos de conflagración con Ecuador. Precisamente por eso, comenzó a armar crónicas para El Diario de Lima, que envió desde el Colegio Militar de Chorrillos, titulado Con la mujer argelina en el viento.

Esta obra temprana está estigmatizada por la tendencia al modernismo y por Don Manuel González Prada; también en sus novelas cortas se destaca su fervor por Gabriele D’Annunzio. En 1914, tras la toma de posesión de Billinghurst por el coronel Oscar R. Benavides, renunció a su trabajo diplomático y regresó al Perú. Una vez en Lima, fue detenido y acusado de conspirar contra el actual gobierno.

En 1915 se desempeñó como secretario del presidente del Consejo de Ministros del gobierno de José Pardo y Barreda. Dedicándose de lleno al periodismo y la literatura. Se convirtió en un influyente líder de opinión y portavoz de la modernidad intelectual. En 1916 fundó la transitoria Revista Literaria Colónida y lideró el movimiento intelectual de la misma nominación, Movimiento Colónida, que unió a una generación de artistas y escritores en el marco de la ruptura con el academicismo hispánico y la libre renovación de temas y estilos. pidiendo a los jóvenes de las provincias que compartan su dedicación y estén atentos a las nuevas tendencias literarias italianas y francesas.

Se fracturó la columna, cerca de las vértebras lumbares, por lo que, después de dos días de agonía, murió. Dejó este mundo cuando tenía 31 años. Su ataúd con sus restos mortales fue llevado de Ayacucho a Huancayo a hombros de 16 indígenas Ayacuchanos. Posteriormente el cadáver del escritor fue trasladado en tren a Lima, donde fue enterrado en el cementerio Presbítero Maestro, y en lugar de un nicho, su cuerpo fue depositado en la propia tierra, cumpliendo así su último deseo.

OBRAS DE ABRAHAM VALDELOMAR

a) Novelas y cuentos:

– El Caballero Carmelo.

– Hebaristo el sauce que murió de amor.

– El hijo del sol.

– El hipocampo dorado.

– La ciudad de los tísicos.

– El beso de Evans.

– La paraca.

– El vuelo de los cóndores.

b) Poesía y otros

– Tristitia.

– El hermano ausente en la cena pascual.

– Pastelero.

– Belmonte el trágico.

– La Mariscala.